miércoles, 26 de noviembre de 2014

Regalos de Navidad



La Navidad se acerca, todavía estamos en Noviembre, pero las flores de Pascua de mi balcón, empiezan a tener hojas rojas y eso es un síntoma claro de que toca empezar con los preparativos.


Hoy estaba un día tan gris, que hasta las luces que han colocado para iluminar las calles en las próximas fiestas, parecían más unos cables en lo alto que un dibujo destinado a alegrar.


Quizá por eso, para animarme, me dediqué a mirar escaparates.

Hacer regalos es una de las cosas que más me gustan.


Mirar las cosas que le pueden ir a determinada persona, dejar a un lado mis gustos, para pensar en lo que puede hacer feliz a otro es un ejercicio que me rechifla.


Fui pasando revista desde los más pequeños que tienen de todo y al final lo que más ilusión les hace es lo más sencillo que les añades de relleno.


Hasta los mayores que ya no necesitan casi nada, pero les gustan las cosas buenas y que perduran.


A mí me parece que un regalo debería siempre ser una cosa que le apetece al que la recibe, pero que no se anima a comprar.


Ese bolso bueno que resulta caro y total, si me arreglo con otro más normal…


El de última tendencia que no sabes si te vas a poner o va a quedar muerto de risa en el armario y casi te convences de que no te apetece…


Uno pequeño plateado que va estupendo para cuando vas arreglada, pero que no te coges porque tampoco sales bien vestida tantas veces…


Unos zapatos de fiesta cómodos dorados y rojos, que combinan de maravilla con el vestido largo, pero que ya gastaste mucho y como casi no se van a ver…


Y no hablemos de las joyas…

Un collar de diseño con las medallas antiguas de toda una generación que va a hacer que el traje barato que se compre la adolescente parezca otra cosa.



Un colgante con perla australiana, que le va a quedar de cine a  esa tía nuestra que sólo se pone cosas buenas y siempre nos hace unos regalos increíbles.


Cosas que nos encantan, pero que no nos decidimos a hacer nuestras y que convierten a quien nos las regala en un verdadero Rey Mago.


Mi presupuesto no va tan allá como para permitirme el lujo de poder comprar muchas de las cosas de esta entrada, pero soñar no cuesta dinero y me hace feliz. 


Fotos: Marqueza.


Bolsos verdes: Junco.
Bolso gris: Viena.
Bolsos cebra y  plata: De la Uz.
Zapato: Mónica García.
Alhajas: Vetusta Arte Joya.